Bailó el 8 de Abril el fin de semana: una clandestina juntó 300 personas

Este martes, la Policía aprehendió durante los allanamientos realizados a un Discjokey de 21 años y a su compinche de 22, acusados de haber organizado una fiesta en el barrio 8 de Abril el domingo pasado, la cual fue convocada a través de redes sociales y a la que asistieron alrededor de 300 personas.

La medida fue ordenada por el juez de Control y Garantías, Darío Alarcón, con la intervención de la fiscal María Alejandra Holgado, a instancias de una importante investigación que se iniciara el domingo pasado y que involucró a varias dependencias policiales que trabajaron de manera conjunta y coordinada.

Según consta en los informes del procedimiento, a las 6 de la mañana de hoy una comisión policial realizó allanamientos simultáneos en sendas viviendas colindantes, ubicadas sobre calle Eduardo Miguel casi Costanera Sur y apresó a Néstor Ariel Rivero Orellana de 21 años de profesión “Dj” y Carlos Daniel Castillo de 22, vecino del primero, sobre quienes pesaba la acusación de haber infringido el artículo 205 del código penal Argentino por el supuesto delito de poner en riesgo la salud publica en consonancia con las medidas gubernamentales impuestas en la pandemia por Covid-19.

Además, en la casa del “DJ” se secuestraron tres parlantes de 15″ cada uno, 2 de color gris con negro marca PF Powerfull PSD-615 de 600 wats de potencia y el restante sin marca y un (01) reflector sin marca visible con luz led gris con negro con su respectiva cable de alimentación.

Cientos de jóvenes, mayores y menores de edad, asistieron al encuentro. Cientos de jóvenes, mayores y menores de edad, asistieron al encuentro.

El procedimiento fue el resultado de varias denuncias telefónicas realizadas por vecinos de la zona el domingo último, quienes daban cuenta de la gran cantidad de personas, especialmente menores de edad, congregadas en la casa del “Disck Jockey”, como también el excesivo consumo de alcohol, la circulación de sustancias prohibidas, la música a alto volumen y la presencia de personas con “tumberas”.

En esa oportunidad, la decisión judicial fue la no intervención policial para reducir la conflictividad entre los concurrentes y las fuerzas del orden, y evitar males mayores o desmanes. Por lo que se inició una tarea investigativa para determinar la identidad de los organizadores del evento.

Así fue como se articularon las participaciones de varias dependencias policiales que tras un incesante seguimiento que incluyó testimonios y la recolección de indicios, establecieron que la fiesta había sido convocada mediante redes sociales.

También, descubrieron un antecedente, el 17 de enero, se organizó una fiesta de iguales características que se llevó a cabo en ambos domicilios allanados hoy, y que a decir de los testigos, el “DJ” y su amigo irradiaban música desde los fondos de ambas viviendas.

Otro detalle saliente, radica en que los organizadores habría viajado a la ciudad de Añatuya a visitar familiares, detalle que movilizó a la justicia, ante el temor de que las fiestas pudieron ser el epicentro de la propagación del Covid-19, debido a la cantidad de contagios registrados en los últimos días en la Capital de La Tradición.

La decisión judicial no se hizo esperar y se cumplimentó hoy y los organizadores de la fiesta, fueron trasladados en calidad de aprehendidos a sede policial, donde fueron notificados de la falta cometida. Por su parte, la investigación continúa y no se descartaba que en las próximas horas, al menos una mujer, fuera notificada de la infracción del artículo 205 del CPA.