Usurpación en el barrio San Martín: desobedecen orden judicial y levantan una pared frente a la propiedad tomada

Mientras la justicia decide sobre la posesión de un inmueble en el Barrio San Martín, una de las partes desobedeció la orden judicial y tapió la entrada de un garage. La situación es aún más grave porque intervino un policía para garantizar que se hiciera el trabajo, y reveló órdenes de un fiscal para proceder.
Se trata de la familia del abogado José Luis Pérez –asesor del gobierno-, y su esposa Olga Alvarin junto a sus hijos Luis Alberto Pérez y Lucas Daniel Pérez, quienes ordenaron a dos albañiles levantar una tapia frente a la entrada del garage que disputan propiedad con el vecino Mario Garcia.


La justicia había ordenado que ambas familias se abstengan de ingresar hasta que decida la suerte de lo reclamado.
Alertados los García por esta situación –todo está grabado en cámaras de vigilancia-, reclamaron la actitud de los albañiles, pero los Pérez hicieron aparecer en escena a un policía que se identificó como “Oficial Acuña” que hablaba en nombre del “fiscal Martin Silva” para efectuar el trabajo de albañilería en la entrada del garage. Una situación anormal y grave por la invocación a las autoridades judiciales.
Hubo otra vez intentos de agresión y hasta amenazas contra la integridad física de familiares de los García, denuncias que ya se efectuaron en el Ministerio Público Fiscal, además de la denuncia más grave, que significa la violación a la medida de no innovar que impuso la justicia en una primera etapa.
Ahora ratificó la misma la fiscal Lorena Nieva, que ordenó a ambas familias no intervenir en la propiedad.

HISTORIA
Como se recordará, la familia Pérez hizo un boquete y se apropiaron de un garaje de otra familia vecina. Las escenas de violencia registradas en videos que se viralizaron en las redes sociales, movilizaron a la policía y a la justicia local, en su momento.
El ingreso fue violento y quedó registrado en videos que rápidamente se viralizaron por la redes sociales. La reacción de los “boqueteros” no es pacífica y menos dialoguista: hay más de un video donde se observan insultos y ladrillazos contra la familia García.
A raíz de los incidentes debió intervenir la policía para calmar la situación, aunque los Pérez tomaron posesión del garage -ajeno hasta ese momento-, y movieron las cosas propiedad de los García: motos y un auto que sacaron empujando hacia la calle, además de herramientas y otros enseres que allí se guardaban.