Una vergüenza: un fiscal estaba de «fiesta» pero un colega sólo le hizo un acta

Vecinos del barrio Atahona, en el sur de la Capital santiagueña, denunciaron que en un domicilio de la zona, más precisamente en calle Betania, se desarrollaba una reunión no autorizada por el tiempo de pandemia que se está viviendo. El hecho ocurrió el viernes a la tarde.

La policía fue al lugar y constató la novedad, e informaron que procedieron a llamar a los moradores y fueron atendidos por el doctor Rubén Alfonzo, quien les dijo que estaba en su morada junto al grupo familiar, e invitó a los uniformados a retirarse del lugar, cerrando el portón.

Los efectivos señalaron que afuera de dicho domicilio había tres vehículos: dos camionetas Toyota Hilux y un automóvil marca Audi, blanco.

La policía puso en conocimiento de ese hecho al fiscal Sebastián Robles, quien dispuso que dejen asentado en el libro de novedades todo lo ocurrido, se realice un informe y se recepcionen entrevistas a los vecinos. Además, que adjunten al legajo y sean remitidas a su fiscalía para una investigación.

Por tal motivo, los efectivos actuantes se entrevistaron con dos ciudadanas, quienes les informaron que no sería la primera vez que se llevan a cabo este tipo de reuniones, dijeron las fuentes; a la vez agregaron que también suelen escuchar música a alto volumen. Las actuaciones fueron realizadas por personal de la Departamental 16 de Los Flores.