La ocupación de las camas de terapia intensiva en las clínicas y sanatorios privados es del 90 por ciento

El sistema privado de Salud en la provincia se encuentra en estado de alerta constante debido a la pandemia de coronavirus y, mientras se apela a la conciencia de la sociedad para evitar la propagación de la enfermedad, alertaron que la ocupación en el área de terapia intensiva es del 90%.

Durante una entrevista, el presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Santiago del Estero, Aldo Yunes calificó de “preocupante” el panorama actual y llamó a la concientización de la gente para la prevención y evitar un eventual colapso del sistema.
Al respecto, destacó que las camas están ocupadas con pacientes que vienen con patologías propias y con Covid-19. «Hay días que no podemos recibir pacientes que vienen desde el sector público por falta de camas», señaló.

Dijo además que el personal de salud también se ha visto afectado progresivamente por los contagios «Muchos servicios han visto limitada su capacidad de atención por este motivo. No tenemos un número con certeza porque estamos relevando ese dato».

Consultado en torno a la respuesta de las obras sociales a la demanda de los afiliados señaló que «el Iosep y el Pami, entre las más importantes en cuanto a cantidad de afiliados, han fijado valores diferenciales para cubrir EPP y el aislamiento, pero muchas otras no lo hicieron por lo que sus afiliados tendrán inconvenientes en caso de necesitar internarse; el afiliado deberá afrontar los costos de las prestaciones y luego pedir el reintegro a su obra social».

«Todos los pacientes que tienen obra social son derivados a la parte privada, a los efectos de que el sector público destine las camas disponibles a los que no tienen cobertura. La mayoría de los que son enviados a nosotros son del Iosep. Desde el 22 de agosto hasta este miércoles pasado, unos 26 días, se han derivado 33 pacientes desde los hospitales públicos a la parte privada, es decir, un promedio de 1,3 por día. Es altísimo. De ellos, 32 tenían Iosep, por ello creo que los empleados públicos deben extremar los cuidados.

Finalmente, se refirió a una eventual saturación del sistema privado: «A este ritmo es muy probable. Los sanatorios están restringiendo cirugías programadas, estudios y prácticas. Lo hacen para liberar camas, pero en medicina no siempre es posible eso», dijo.