Los acreedores volvieron a correr el arco: Tres grupos de bonistas rechazaron la última oferta

«Con la oferta que ha hecho, Argentina hizo un enorme esfuerzo. Hacer una oferta mejor (para los acreedores) pone en riesgo el mañana. Busco que la Argentina resuelva un problema de modo que no tengamos que discutir más con los acreedores», afirmó este lunes el Presidente Alberto Fernández, en respuesta a la contraoferta de los grupos acreedores que rechazaron la última presentación del gobierno.

El mandatario agregó que «hoy se hizo público algo que todos sabían. Se materializó una contraoferta que ya todos sabíamos en qué consistía, y que no es igual a la nuestra; nos demanda más esfuerzo».

«Seguiremos discutiendo, pero hicimos la oferta posible y es imposible que nos movamos de este último esfuerzo», aseguró.

El presidente explicó que «Argentina necesita sacar de la pobreza a un grupo muy importante de argentinos y no le puede seguir exigiendo más esfuerzos.

Agregó que «cuando decimos que la deuda sea sostenible, decimos que la deuda la podamos pagar en el tiempo, y no a costa de los sectores más vulnerables»
Bonistas

Los bonistas extranjeros enviaron una contraoferta para la reestructuración de la deuda. Se trata de una propuesta en conjunto de los tres comités de inversores principales de los títulos soberanos bajo legislación extranjera.

La contraoferta fue elaborada por los grupos ACC, Ad Hoc y Exchange. Son los inversores que se mostraron más agresivos en los últimos meses para cerrar un acuerdo.

Este lunes mandaron una nueva propuesta para reestructurar los bonos. Mencionan que moderan pretensiones económicas y dejan un espacio para relajar las peticiones legales. Los bonistas indicaron que el alivio financiero para la Argentina sería de 35 mil millones de dólares en los próximos 9 años.

En la contrapropuesa se mantiene la estructura de la canasta de bonos de la última oferta del Gobierno. La tasa de interés promedio se ubica también en niveles similares 3,4 por ciento y el valor de recupero difiere en tres puntos (56 por ciento contra los 53 que ofreció Guzmán).

En el comunicado de bonistas se indicó que no se acepta la última oferta de la Argentina presentada ante la SEC pero que se encuentra la puerta abierta para cerrar un nuevo acuerdo.
Postura firme

En el Gobierno ratificaron que no habrá un cambio respecto de lo presentado hasta el momento. Los inversores tienen tiempo hasta el 4 de agosto para aceptar el canje.

Alberto Fernández aseguró que “es muy difícil hacer una oferta mejor porque empieza a poner en riesgo el mañana”. El mandatario hablará este martes en un evento virtual del consejo de las Américas con formato de conversación virtual.

Fernández sostuvo que “la deuda no nos tiene que impedir desarrollarnos ”. Dijo que “necesitamos que los recursos que tengamos en lo inmediato, producto de producir mas, estén destinados a sacar de la pobreza a los que están sumidos ahí”.

En el equipo económico hace varios días ratificaron que no consideran posible modificar las condiciones para canjear la deuda ofreciendo un mayor valor de recupero.

Pero se indicó que las cláusulas contractuales, una de las preocupaciones de los principales acreedores como Blackrock, pueden ser flexibilizadas si existe apoyo tanto del FMI como de la asociación internacional de capitales.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, planteó este lunes que la propuesta de la Argentina para reestructurar su deuda pública externa constituye “una oferta definitiva que incluyó nuestro máximo esfuerzo”.

Mencionó que existe “una falta de entendimiento sobre las restricciones que enfrenta el país por parte de un grupo de bonistas».

«Vemos en ese grupo de acreedores una falta de entendimiento sobre las restricciones que enfrenta la Argentina”, sostuvo Guzmán, tras conocerse el comunicado conjunto de los bonistas extranjeros.

El ministro reiteró que desde el Gobierno “no vamos a confrontar con nuestros acreedores. No vinimos a pelearnos con nadie sino a resolver un problema enorme en el que se dejó a Argentina. Queremos resolver el problema. Fue con esa vocación que hicimos una oferta definitiva que incluyó nuestro máximo esfuerzo”.

“Acá hay un país. Acá hay familias. Hay personas. Aceptar lo que piden algunos acreedores significaría someter a la sociedad argentina a más angustia, implicaría por ejemplo ajustar jubilaciones, y no lo vamos a hacer. Seguimos esperando que prime la buena fe por parte de los acreedores”, afirmó Guzmán. “Consideramos que la mayoría de nuestros acreedores va a aceptar la oferta”, sostuvo.

Comunicado

“El Grupo Ad Hoc de Accionistas de Bonos Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Accionistas de Bonos de Intercambio, que colectivamente poseen más de un tercio de los bonos globales en circulación de Argentina y más de un tercio de sus bonos en circulación, se complacen en anunciar que nos hemos unido presentar una nueva propuesta al gobierno argentino que cuente con el apoyo de todos los grupos de acreedores”, apuntó el comunicado de los inversores.

Se agregó que “la propuesta conjunta representa importantes concesiones económicas y legales de los tres grupos, incluido que los nuevos bonos emitidos a cambio de los bonos globales existentes se regirán por una versión modificada de la escritura de 2016”. Esta es una de las puertas que empiezan a abrirse para terminar de cerrar un acuerdo con la Argentina en el corto plazo.
Contrapropuesta

Este conjunto de bonistas tiene la llave para alcanzar el umbral de participación necesario para hacer exitosa la reestructuración.

En su comunicado el conjunto de acreedores aseguró que “nuestra propuesta mejorada proporcionará el alivio a corto plazo que Argentina necesita con urgencia”.

También se mencionó que “brindará una solución sostenible a largo plazo que asegure el futuro del país y su acceso a los mercados internacionales de capital, y proporcionará el marco legal necesario para alentar la inversión adicional necesaria para poner al país en el camino hacia una recuperación sostenida”.
Rechazo al canje

Los inversores internacionales liderados por Blackrock indicaron que, además de la propuesta revisada, los tres grupos de bonistas (ACC, Ad Hoc y Exchange) firmaron un acuerdo de cooperación considerando que la oferta de Argentina no llega a una propuesta que pueda ser apoyada por los grupos acreedores.

“De conformidad con el acuerdo de cooperación, los miembros de los grupos de acreedores de Argentina no licitarán sus tenencias de bonos en la oferta de canje propuesta por Argentina”, se mencionó en el comunicado de los bonistas.

“Estamos seguros de que hay una resolución consensuada a la vista y de que dicho acuerdo proporcionará un camino hacia un futuro económico sostenible para el pueblo argentino”, plantearon para cerrar el documento conjunto.