Con los diputados nacionales santiagueños se realizó una nueva sesión legislativa

La Cámara de Diputados de la Nación volvió a sesionar este jueves, de forma virtual por tercera vez, con un temario consensuados entre los bloques.
El debate incluyó el proyecto de ley de Teletrabajo, la iniciativa para donar plasma sanguíneo de pacientes recuperados de Covid, y la ley de Economía del Conocimiento.
Desde nuestra provincia y luego de una intensa semana de trabajo en comisiones, los diputados santiagueños Daniel Brué, Graciela Navarro, Ricardo Daives, Norma Abdala de Matarazzo, Estela Neder, María Luisa Montoto y José Herrera, votaron las iniciativas de manera telemática.
El proyecto de Regulación del Teletrabajo, que se aceleró a raíz de los efectos de la pandemia, obtuvo media sanción con 214 votos afirmativos, 29 abstenciones y 1 negativo. Entre otras medidas, garantiza el derecho a la desconexión del trabajador remoto, la reversibilidad a la modalidad presencial cuando lo disponga el empleado, y la obligación del empleador de garantizar los elementos tecnológicos así como el pago de las compensaciones por la utilización de servicios de conectividad.
El segundo de los proyectos aprobados en la sesión especial con 246 votos afirmativos, fue el de Economía del Conocimiento. Esta ley busca impulsar el desarrollo de emprendimientos económicos y productivos que tengan el uso intensivo de tecnología. Además prevé mantener los beneficios de reducción de alícuota del impuesto a las Ganancias y la baja sobre el pago de contribuciones patronales y mejora las condiciones de acceso para las pymes.
En tanto, recibió respaldo unánime el proyecto que crea un programa nacional de donación de plasma. El mismo tendrá una duración de dos años prorrogable y busca alentar la donación voluntaria de pacientes de Covid-19 recuperados, ofreciendo dos días de licencia laboral para empleados en relación de dependencia, así como facilidades de transporte hasta el centro de salud y el reconocimiento oficial como «ciudadanos solidarios destacados de la República Argentina».
El plasma de pacientes recuperados surge como la mejor alternativa, ya que, según los expertos, se trata del único “remedio” que hoy está disponible. Sin embargo, al ser un recurso tan escaso, es fundamental apelar a la solidaridad de los posibles donantes y llevarles la tranquilidad de que el procedimiento de extracción no conlleva ningún riesgo para su salud.