Los goberndores decidirán cómo sigue la cuarentena en cada provincia

El presidente Alberto Fernández elogió hoy la «responsabilidad» de los gobernadores en las medidas tomadas para contener al coronavirus y ratificó la decisión de su gobierno de «auxiliar a todos los argentinos» para que «sufran lo menos posible» las consecuencias económicas de la pandemia, pero advirtió que el virus «está latente» y se presentará «con más virulencia» si se flexibilizan actividades en los grandes centros urbanos.

«Creo que los argentinos hicimos muy bien las cosas y no debemos relajarnos, ni bajar los brazos; el problema no terminó, está tan latente», expresó Fernández en una conferencia de prensa que ofreció en Tucumán, junto al gobernador Juan Manzur y funcionarios del Gabinete Nacional.

Como ejemplo, mencionó las provincias de Buenos Aires y Córdoba, en cuyos grandes centros urbanos, dijo, «se flexibiliza un poco y el problema se presenta con más virulencia», al responder una consulta sobre cómo sería la nueva etapa del aislamiento obligatorio dispuesto en el país.

«El Estado está presente donde alguien tienen un síntoma y lo aísla para atenderlo; así las posiblidades de contagio disminuyen», expresó Fernández, quien aclaró que «queda en los gobernadores qué actividad se abre y cuál no», cuando le preguntaron sobre cómo sería la nueva fase de la cuarentena obligatoria.
«Esto no es un éxito de un gobierno, si no un éxito de una sociedad», afirmó Fernández, quien aceptó no obstante que «la cuarentena cuesta plata» y su gobierno está dispuesto a «auxiliar a todos los argentinos para que sufran lo menos posible».

Durante su paso por Tucumán, acompañado por los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; y el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, el presidente visitó una fábrica de autopartes y un hospital modular destinado a la atención de pacientes con coronavirus.

La recorrida se inició en la planta de Scania en la localidad de Colombres, a 15 kilómetros de la capital provincial, donde se reanudaron las actividades bajo estrictos protocolos sanitarios y donde se producen autopartes para la exportación. Se trata de la primera terminal automotriz argentina en volver a producir en el contexto del aislamiento obligatorio.

Después, en la ciudad contigua de Banda del Río Salí, Fernández recorrió el hospital modular que fue construido en forma anexa al Hospital del Este “Eva Perón” y que incorporó 120 camas, que se suman a las 130 que posee el principal centro de salud del este tucumano para atender posibles casos leves o moderados de la Covid-19. Allí fue recibido por la ministra de Salud provincial, Roxana Chahla, y por el intendente local, Darío Monteros.

Más tarde, encabezó el acto de inauguración de una planta de tratamiento de líquidos cloacales ubicada en el municipio de Las Talitas, al noroeste de la capital provincial, donde a través del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa), el gobierno concretó el traspaso de esta obra a la órbita provincial para su habilitación y puesta en funcionamiento, con un desembolso de 190 millones de pesos para beneficiar a 130 mil vecinos.

Por último, Fernández y Manzur firmaron una serie de convenios entre el Ministerio de Obras Públicas de la Nación y la gobernación de Tucumán.

En la conferencia, el Presidente aseguró que «el Estado está presente» en la atención de las personas que contrajeron coronavirus y circunscribió a los gobernadores la decisión de habilitar nuevas actividades durante la nueva fase del aislamiento obligatorio por la pandemia.

«No todos tienen la misma suerte», evaluó sobre la posibilidad de nuevas aperturas económicas en los distritos y citó, por ejemplo, «los asentamientos poblacionales más grandes», donde «el problema es más agudo, como Buenos Aires y gran Buenos Aires».

Allí, dijo, «lo importante es que estamos trabajando todos juntos», en alusión a las actividades conjuntas que realiza la Nación, la gobernación bonaerense de Axel Kicillof, la jefatura porteña de Horacio Rodríguez Larreta y las comunas del AMBA.

Además, planteó que «hacer cuarentena no es un sacrificio porque cuidarse, cuidar la salud de uno y de los otros no es un sacrificio».