Bonistas firmaron un pactos de confidencialidad con el Gobierno

El Gobierno está firmando acuerdo de confidencialidad con los grandes fondos de inversión para negociar nuevas condiciones de la propuesta de canje de deuda. Así lo confirmó uno de los tres grupos en los que se separaron los acreedores, según su perfil.

El Grupo Ad Hoc de Titulares de Bonos de Canje de Argentina, que está liderado por el megafondo BlackRock y también integran Ashmore y Fidelity, entre otros menos conocidos en Argentina, aseguró que el país «invitó a ciertos representantes del Grupo a firmar un acuerdo de confidencialidad para entablar negociaciones con el Ministerio de Economía sobre la reestructuración de la deuda» y agregó que «se entiende que a los representantes de ciertos otros grupos de acreedores también se les ha pedido que firmen acuerdos de confidencialidad con el mismo propósito», haciendo referencia a los bonistas que forman parte de otros comités.

El comunicado agrega que «contrariamente a los comentarios de fuentes no identificadas en los medios argentinos, el Grupo sigue comprometido con la propuesta de reestructuración integral que presentó a Argentina el 15 de mayo de 2020», y aclara que la contrapropuesta que presentaron «proporciona una estructura de deuda sostenible» y «un compromiso de buena fe al tiempo que protege los derechos clave de los Titulares de Bonos de Canje bajo el Acuerdo de 2005».
Este comité está compuesto por 18 instituciones de inversión y en conjunto posee más del 15% de los bonos de canje en circulación emitidos en los canjes de deuda de 2005 y 2010. El grupo comentó que ya «los tenedores de bonos aceptaron voluntariamente grandes reducciones en el valor presente neto para ayudar a la recuperación de Argentina del incumplimiento de 2001».

Este grupo, asesorado por White & Case, tiene unos US$ 16.700 millones de deuda argentina. Entre los fondos que lo integran están AllianceBernstein, Amundi Asset Management, Autonomy Capital, BlueBay Asset Management, Invesco Advisers, T. Rowe Price Associates, Western Asset Management Company y Wellington Management Company.

El viernes, Argentina incumplió el pago de intereses de tres bonos. Fue por un vencimiento que era del 22 de abril y que tenía 30 días para usarse como «período de gracia». Por esa razón, el país entró en «default técnico». El ministro de Economía, Martín Guzmán, cree que es posible llegar a un acuerdo con los acreedores en las próximas semanas para regularizar la situación y de ahí que el país, en el corto plazo, no enfrentará demandas judiciales. La nueva fecha de vencimiento de la oferta argentina es el 2 de junio.

Guzmán manifestó que puede haber una mejora de la oferta «en los próximos días». “Las negociaciones continúan por un sendero que consideramos positivo. Mi visión es que estamos experimentando un mayor entendimiento mutuo entre las dos partes”, dijo el funcionario el viernes.

La oferta del Gobierno, que fue extendida dos veces, valuaba la tenencia de los acreedores en alrededor del 40% de su valor nominal. Los bonistas la consideraban baja. Los principales grupos que negocian con el país quieren un mínimo del 60%. La deuda en negociación es de US$ 68.842 millones.