Lo que preocupa hoy en Santiago: dengue en los niños

En los niños, el dengue se puede manifestar con signos y síntomas que son comunes que surjan a su edad como fiebre, apatía y falta de apetito, haciendo que a los padres puedan confundirse con una simple gripe, por ejemplo.

Asimismo, no siempre se manifiesta con síntomas, por lo que muchas veces sólo puede diagnosticarse cuando la enfermedad se encuentra más avanzada.

Ante esta situación, los pediatras recomiendan estar atentos a las primeras señales que den los niños para evitar así las complicaciones.

“El dengue en los niños, sobre todo al inicio del cuadro, puede presentarse con síntomas inespecíficos como fiebre, apatía, decaimiento, falta de apetito, que pueden confundirse con una simple gripe. Muchas veces, ésta enfermedad sólo puede diagnosticarse cuando se encuentra más avanzada, pudiendo causar algunas complicaciones. El diagnóstico se conforma con la identificación del virus en sangre. Algunos síntomas más específicos de la enfermedad son debilidad muscular, somnolencia, cefalea, vómitos, sangrado de la nariz o encías y manchas rojas en la piel. Los menores de dos años suelen tener un llanto persistente e irritabilidad”, expresó el Dr. Ángel Muratore, médico pediatra.

Otros síntomas

Y lamentablemente “al avanzar el cuadro, pueden aparecer signos de complicaciones del dengue, cómo ser dolor abdominal intenso, dificultad respiratoria, delirio e hipotermia (temperaturas menores de 35)”.

“En general, el dengue en los niños se agrava en forma rápida, siendo de suma importancia la consulta al médico ante la aparición de los primeros síntomas. El tratamiento suele iniciarse al identificar los síntomas, incluso antes de la confirmación diagnóstica de laboratorio. En los casos leves, el tratamiento es en el hogar, de tipo sintomático, prestando atención a la hidratación, la fiebre, los vómitos y el dolor. En tanto que en los casos más graves, requieren la internación del niño, dónde se asegure la hidratación intravenosa, y el control de los parámetros vitales (conciencia, respiración, diuresis)”, explicó el profesional, en diálogo con EL LIBERAL.

La duración promedio de la enfermedad es de 10 días, pero la recuperación total puede demorar de 2 a 4 semanas.

“Debemos tener en cuenta que tanto niños como adultos pueden padecer la enfermedad nuevamente, ya que existen 4 virus diferentes de dengue, y sólo se desarrolla inmunidad contra el virus que causó la primo infección”, sentenció.

La hidratación, el reposo y el paracetamol, suelen ser efectivos para el tratamiento. Ante la sospecha del cuadro se debe evitar administrar al paciente aspirinas, ibuprofeno y naproxeno, medicamentos que pueden causar complicaciones. Por todo esto, se debe evitar la automedicación, y concurrir con urgencia al médico.

dengue hemorrágico

“Existe una variante grave de dengue, la hemorrágica, caracterizada por disminución del volumen sanguíneo circulante debido a una permeabilidad vascular aumentada. El cuadro se complica con episodios de sangrados hemorrágicos, que condicionan la aparición de shock, poniendo en riesgo la vida del paciente. Ésta variante grave de dengue tiene una mortalidad en niños que va del 1 al 26%”, sostuvo Muratore.

Mitos falsos sobre la enfermedad

1. El dengue es una enfermedad de la pobreza.

El mosquito puede transmitir esta enfermedad a todas las personas por igual.

2. Las bajas temperaturas terminan con el mosquito del dengue.

Pese a que en los meses de frío los mosquitos adultos reducen su actividad, si se encuentran en una casa conservan la temperatura de su interior.

3. Todos los mosquitos transmiten dengue.

Para que un mosquito transmita esta enfermedad, debe haberse infectado previamente al picar a una persona con dengue.

4. El dengue se transmite de persona a persona.

Esta enfermedad sólo se transmite a través de la picadura del mosquito.

5. El mosquito sólo pica de día.

Si bien la mayor actividad del mosquito se da en las primeras horas de la mañana y al atardecer, también puede picar durante la noche si en la casa hay alguna luz artificial prendida.

6. Colocar borra de café en el agua de las plantas mata las larvas de los mosquitos.

No existe ningún estudio científico que pruebe esta afirmación.

7. Tomar vitamina B impide la picadura del mosquito.

No existe ninguna evidencia científica que apoye esta afirmación.

8. Untarse la piel con vinagre o con ajo sirve como repelente.

Los únicos repelentes recomendados son aquellos que contienen DEET.

9. La aplicación de larvicidas es una medida recomendable para eliminar las larvas.

Esta medida se utiliza sólo en los recipientes que no pueden ser destruidos o tapados como tanques, cisternas y aljibes.

10. La fumigación termina con el dengue.

La aplicación de insecticidas es una medida que sólo elimina los mosquitos adultos.