Ordenan pericias psicológicas y nuevas declaraciones en el caso de la menor abusada

La fiscal Andrea Darwich de la Circunscripción Añatuya del Ministerio Público Fiscal dispuso una serie de evaluaciones psicológicas y toma de declaraciones testimoniales en el caso del la niña de 8 años que fue abusada por un vecino de 62 años.

La representante del MPF, en una audiencia que tuvo lugar recientemente, logró que la la jueza de Control y Garantías, Gladys Liliana Lami, dispusiera la prórroga de detención por el término de 15 días, a fin de que se profundicen las investigaciones.

Los hechos

Una niña de 8 años fue a comprar cigarrillos para el vecino, pero a su regreso éste la encerró en su casa y la abusó sexualmente, en la ciudad de Añatuya, en el departamento General Taboada.

El atacante tiene 62 años y reside a pocos metros de la casa de la víctima.

De acuerdo al testominio de la niña, él la mandó a comprarle cigarrillos. Ya de vuelta, la hizo pasar a la casa y terminó abusándola. Cuando pudo escapar, la nena salió a la calle corriendo y angustiada. Así, relató a su familia lo que acababa de sucederle y los adultos fueron a recriminarle al individuo.

A los pocos minutos del hecho se efectuó la denuncia por la cual se movlizaron los efectivos policiales, lo que habrían impedido que el acusado fuese linchado por los vecinos.

La fiscal Darwich imputó al sujeto el delito de “Abuso sexual gravemente ultrajante”.

La funcionaria asistió ya a la niña en Cámara Gesell, en cuyo transcurso habría revelado cada detalle de la odisea. El abusador habría ofrecido a la menor dinero y caramelos para que no dijera nada.

El imputado fue llevado a declarar durante la feria judicial de enero, pero se abstuvo de hacerlo.