«Dígale al presidente Fernández que puede contar conmigo»: rotundo respaldo de Trump a Alberto Fernández

«Dígale al presidente Fernández que puede contar con este presidente», le aseguró ayer Donald Trump al nuevo embajador en Washington, Jorge Argüello, al recibir sus cartas credenciales en una breve ceremonia en el Salón Oval. Argüello, que en los últimos días viene manteniendo encuentros con funcionarios de distintas oficinas del gobierno norteamericano, le explicó que necesitaría de su cooperación para resolver la crisis de la deuda. Como ya le había manifestado al propio Alberto Fernández cuando llamó para felicitarlo por su triunfo electoral, Trump se mostró dispuesto a colaborar. Ahora se verá si cumple al momento de los hechos. Por ahora no está agendado un viaje de Fernández a Estados Unidos.

«How is Argentina?», escuchó Argüello apenas le franquearon el ingreso al histórico despacho. Trump lo saludó de pie, frente a su escritorio. Ya había estado una vez, en 2011. En ese entonces fue Barack Obama quien lo recibió para su primer período como embajador. Antes había ocupado la representación en las Naciones Unidas y luego fue a la embajada en Portugal. Pero, esta vez, junto con la embajada en Washington el Presidente le asignó un rol de coordinador sobre todos los representantes argentinos en organismos internacionales con sede allí como el Banco Mundial, el FMI y el BID. El objetivo es aunar fuerzas para las negociaciones argentinas por la reestructuración de la deuda.

«Estamos haciendo un esfuerzo para conseguir los mismos resultados que Estados Unidos en cuanto a crecimiento de la economía y suba del empleo», respondió el embajador a la consulta de Trump sobre el país. «Queremos volver a crecer, pero para eso debemos resolver nuestra crisis de deuda. Y acá es donde me detengo, presidente, porque nuestro país precisa el apoyo de su gobierno», le expresó Argüello, a lo que Trump reaccionó asegurándole su respaldo. Al jefe de la Casa Blanca se lo veía de muy buen humor luego de una semana en la que se cayó su impeachment y ganó por nada menos que el 97 por ciento la primera interna del Partido Republicano para elegir candidato presidencial en Iowa.