Daño sin control del macrismo: Encontraron 100 mil netbooks sin repartir

Apiladas en largas estanterías de metal, hay más de 100 mil netbooks que tendrían que haber sido repartidas por el gobierno anterior: en lugar de estar en las escuelas públicas, en manos de alumnos y maestros, están hace más de tres años juntando polvo en un depósito de Tortuguitas. En el marco de una auditoría que la Sindicatura General de la Nación (Sigen) estaba llevando a cabo en dependencias del Correo Argentino, el organismo se encontró con que había miles de computadoras, tablets y proyectores abandonados que deberían haber sido destinados a diferentes programas educativos.
Apiladas en largas estanterías de metal, hay más de 100 mil netbooks que tendrían que haber sido repartidas por el gobierno anterior: en lugar de estar en las escuelas públicas, en manos de alumnos y maestros, están hace más de tres años juntando polvo en un depósito de Tortuguitas. En el marco de una auditoría que la Sindicatura General de la Nación (Sigen) estaba llevando a cabo en dependencias del Correo Argentino, el organismo se encontró con que había miles de computadoras, tablets y proyectores abandonados que deberían haber sido destinados a diferentes programas educativos.
Desde el macrismo, salió a dar explicaciones el ex ministro de Educación Alejandro Finocchiaro. Sostuvo que la Sigen «simplemente» verificó «la existencia de material tecnológico en el depósito de la empresa encargada de la logística. Esas computadoras, de ningún modo obsoletas, son parte del equipamiento de Aprender Conectados que, junto a otros dispositivos adquiridos en distintos tiempos y órdenes de compra, como kits de robótica y programación, esperaba ser distribuido». El ex funcionario sí admitió que su gestión no pudo repartir todos los equipos: «En 2019 alcanzamos a entregar más del 60 por ciento (del material). El remanente, de acuerdo al cronograma, debía llegar a las escuelas este año», se defendió.