Violencia, muerte, rugby… cosas que pasan (Episodio II. Comienzo de la historia)

La denuncia que interpuso Juan Cruz Mussi Amado.contra un grupo de rugbistas tuvo consecuencias. Uno de los agresores está detenido. Es Francisco Piatti. El otro apuntado, Exequiel Chedid, todavía sigue prófugo.
Con el paso de las horas se suman las versiones sobre el origen de este enfrentamiento a la salida de un boliche, con un video que se viralizó en las redes sociales, y que muestra la “lucha” entre Mussi y sus agresores.
¿Pero fue sólo un “roce” la razón de tal violencia, ó hay acciones previas que desataron esta locura que hoy denuncia Mussi contra los rugbistas?
En las mismas redes sociales se viralizó otro video donde se muestra a Mussi y un grupo de amigos sentados en una confitería céntrica de Plaza Libertad, aparentemente “burlándose” de un niño vendedor de golosinas en situación de calle. El audio es claro.
Podría ser la mañana del sábado, previa al encontronazo nocturno.
Versiones que circulan indican que ese niño fue enviado por el grupo a la puerta del trabajo de Chedid con un mensaje: “labura pobre de mier…, huérfano”.
Después de ese episodio se encontraron en la madrugada del domingo en el ingreso del boliche de la autopista.
Mussi aseguró en su denuncia que ahí recibió para su sorpresa la primera amenaza: “a la salida vas a ver la que te espera”.


En las redes sociales se multiplicaron los mensajes de apoyo para los deportistas, y muchos se apoyan en esta última versión de los hechos previos a la pelea.
Tendrá la justicia la última palabra, ya que todavía debe escuchar la versión de los hechos de parte de los denunciados.