Turistas limitan sus consumos con tarjeta en el exterior a mínimos por el recargo del 30%

Los turistas argentinos están haciendo todo lo posible por eludir el impuesto PAIS que recarga con el 30% a las operaciones cambiarias. La reacción se ve en los saldos de tarjeta de crédito en dólares, que alcanzaron en enero su nivel más bajo en algo más de ocho años, desde mediados de 2011. La caída en los consumos con tarjeta en moneda extranjera, que incluye gastos en el exterior y consumos online, empezó a sentirse por la disparada del dólar de los últimos dos años pero sufrió un último golpe de gracia luego de que entró en vigencia el impuesto, el 23 de diciembre pasado.

El stock de crédito en moneda extranjera contraído con tarjeta de crédito llegó en enero a tocar algunos de los valores diarios más bajos que se vieron en el sistema financiero argentino desde mediados de 2011. El stock promedio de los primeros 12 días hábiles del mes, últimos datos oficiales disponibles, fue de USD 191 millones, una baja del 15,8% respecto al promedio de la misma cantidad de días de diciembre. Si se comparan los datos disponibles de enero de este año con mismo período de enero 2019, mientras tanto, el retroceso interanual en el stock promedio de deuda en dólares que contrajeron los argentinos con sus plásticos es del 35,5%.

Los datos del Banco Central sobre stock de crédito en moneda extranjera con tarjeta son una muestra imperfecta del consumo fuera del país. No muestra cuánto gastan en moneda extranjera los tenedores de tarjetas emitidas en el país en forma lineal, sino el saldo de todos los pagos que hacen los usuarios y que todavía no fueron pagados. Esto es, muestran todos los consumos hechos con tarjeta hasta el pago de resumen. Si hay cuotas o se patea parte del pago para resúmenes siguientes, ese monto se mantiene dentro del stock de préstamos.

E incluyen no sólo gastos turísticos sino todo gasto en moneda dura, como suscripciones a servicios online o compras en dólares vía web.

Así, si bien no se puede ver en forma directa los consumos, se puede inferir que los usuarios argentinos de tarjeta de crédito están minimizando su uso. Pagan lo menos posible con plásticos y, a la llegada del resumen mensual, cancelan cuanto antes los montos adeudados.