Larreta deja sin efecto la ley para residentes de hospitales

En medio de un paro que lleva tres días, el gobierno porteño acordó dejar sin efecto la controvertida normativa que sostiene las precarias condiciones de los residentes de hospitales porteños. El proyecto fue presentado en mesa de entradas de la Legislatura y se votará en la sesión de mañana.

La iniciativa entró a las 15.30 del miércoles y lleva la firma del jefe de bloque oficialista Daniel Presti y de su sucesor a partir del 10 de diciembre, Diego García de García Vilas. Tiene un solo artículo que reza: «Déjese sin efecto la sanción del proyecto de Ley Nro 2828-D-2019 y su agregado Nro 2862-D-2019 del día 28 de noviembre».

Los residentes y concurrentes de la Ciudad comenzaron las protestas el pasado jueves cuando estaba por aprobarse la normativa. Hubo incidentes en la puerta de la Legislatura y el proyecto fue votado sin que varios de los legisladores estuvieron presentes. A partir de allí comenzó una serie de paros y protestas que hizo retroceder al oficialismo.

Desde el gobierno se comprometieron a redactar una nueva ley con la participación de los residentes y concurrentes de los distintos centros de salud de la Ciudad. «Los residentes son los que sostienen el funcionamiento de los hospitales. Si no trabajan nada funciona, ni guardias ni consultorios», explicó a LPO un experimentado profesional que presta servicios en el Hospital Fernández.

El proyecto redactado por la ministra de salud saliente, Ana María Bou Pérez, tuvo un tratamiento exprés la semana pasada en la Comisión de Salud que preside José Luis Acevedo y fue rechazado por residentes y concurrentes de los hospitales capitalinos.

La iniciativa fija las condiciones laborales y profesionales, derechos y obligaciones de médicos residentes y concurrentes en el ámbito público de la Ciudad y se establece una remuneración. El mayor de los inconvenientes, a pesar de las menciones a un «régimen progresivo» es que aparta a residentes y concurrentes de las paritarias municipales y complica su representación gremial.

El nuevo régimen legitima que las concurrencias continúen siendo no remuneradas y además quita el concepto de «guardias» de la normativa y se refiere a ellas como «actividades de formación intensiva».

«La residencia es un régimen de formación de postgrado en servicio y contextos de trabajo para profesionales de reciente graduación, acotado en el tiempo, intensivo y altamente calificado», se describe en el proyecto que dejará de tener efecto en los próximos días.