Imputan a José Alperovich tras la denuncia por abuso sexual

El fiscal de instrucción Santiago Vismara y la titular de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), Mariela Labozzetta, imputaron hoy penalmente al ex gobernador de Tucumán y senador nacional en licencia, José Alperovich, por delitos contra la integridad sexual de una sobrina segunda.

La medida implica que formalmente se inició una investigación contra Alperovich. La decisión fue informada a través de un comunicado de prensa de la Fiscalía.

Los fiscales también pidieron que la justicia de Tucumán no investigue el caso y que ese expediente pase a la justicia de la ciudad de Buenos Aires. La denunciante, hija de un primo de Alperovich y empleada en el Senado y durante la última campaña a gobernador, hizo dos presentaciones judiciales, una en Buenos Aires y otra en Tucumán, por que las violaciones habrían ocurrido en los dos lugares.

“El Ministerio Público Fiscal solicitó que se declare la incompetencia de la justicia de esa provincia, donde la víctima radicó otra denuncia, y que sea remitida por su conexidad con la causa que tramita en la justicia nacional”, explicaron los fiscales.

El dictamen de Vismara y Labozzetta fue presentado ante el juez de instrucción Osvaldo Rappa, quien ahora debe decidir si coincide con los planteos. Si acepta el pedido de absorber la causa de Tucumán deberá solicitarla formalmente. Si el juez provincial comparte el planteo, remite el expediente. Pero si no, un tribunal superior a ambos magistrados deberá resolver el conflicto.

La sobrina de Alperovich lo denunció el 22 de noviembre pasado. La mujer, de 29 años, ya se presentó en los tribunales de Tucumán y de Buenos Aires para ratificar la acusación y para declarar.

Asesora personal del ex gobernador, la mujer denunció que los abusos sexuales habrían sucedido entre fines de 2017 y mayo de 2019. En la denuncia primero habla de dos hechos –el 14 y el 27 de diciembre de 2017– en el departamento de él, en Puerto Madero. Luego, habla de otros abusos –agravados por acceso carnal– que habrían sucedido en Tucumán, en la casa que usaban como sede de campaña.

Junto con la denuncia, la mujer dio a conocer una carta pública en la que relató los hechos. “No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirlas, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe”, narró.

Y agregó: “El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quien fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor. Tanto que ni siquiera pude ponerlo en palabras. Él oscilaba libre y cómodamente en los tres escenarios ante los que me posicionaba: el familiar, el laboral y el del horror de la intimidad que me forzaba a vivir con él”.

Tras la denuncia, el fiscal Vismara ordenó custodia personal las 24 horas para la mujer. Y Alperovich pidió licencia en el Senado por seis meses que le fue otorgada . El ex gobernador negó las acusaciones.

“Como es de público conocimiento he sido víctima de denuncias promovidas en mi contra. La imputación es absolutamente falsa, lo cual demostraré, a la corta o a la larga, ante la Justicia. A fin de dedicar mi esfuerzo y mi tiempo a desbaratar la infamia, aclarar la verdad, y reparar mi honor, pediré licencia en mi honorable cargo”, sostuvo Alperovich en su pedido de licencia.