Antes de viajar a Cuba, Cristina Kirchner ordenó auditar la gestión de Gabriela Michetti en el Senado

Antes de embarcar hacia Cuba, donde tiene previsto recibir el 2020 junto a su hija y su nieta con pasaje de regreso para el 12 de enero, Cristina Kirchner ordenó auditar parte de la gestión de su antecesora, Gabriela Michetti, 15 días después de asumir al frente de la Cámara alta.

Así lo confirmaron a Infobae desde el entorno de María Luz Alonso, la secretaria administrativa del Senado, que es parte del círculo íntimo parlamentario de la vicepresidenta y que, según confiaron, le remitió parte de la documentación de la gestión de Michetti a Susana Baum, a cargo de la Dirección General de Auditoría y Control de Gestión.

Baum depende directamente de Cristina Kirchner. La auditoría a su cargo debería pasar, una vez finalizada, a Graciana Peñafort, la directora de Asuntos Jurídicos.

“Estamos de acuerdo en que se audite. No hay ningún área del Estado que haya hecho un ajuste más eficiente del que hicimos nosotros”, explicó a este medio Helio Rebot, ex secretario administrativo del Senado, y agregó que durante los cuatro años encargaron auditorías de la gestión, que estuvieron a cargo de la Universidad de Buenos Aires.

Desde el Frente de Todos fueron lapidarios: «Nos encontramos con un desastre importante”. Y resaltaron que ya hubo conversaciones en ese sentido con Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Cambiemos en el Senado, y con Humberto Schiavoni, jefe del bloque del PRO.

Los expedientes que Alonso, la flamante secretaria administrativa, mandó a auditar después de conversar con la vicepresidenta van desde «órdenes de pago impagas” por más de $60 millones; deudas en los servicios de limpieza; en licencias y televisión por cable; con la agencia estatal Optar, que se encarga de los pasajes aéreos y terrestres por $45 millones; fondo de reserva en plazos fijos destinados a obras en ejecución, y más de 150 líneas telefónicas cuyos usuarios aún no fueron identificados, según la información que hicieron trascender fuentes del oficialismo en el Senado.

“De 260 líneas telefónicas, solo tenemos 80 identificadas”, remarcaron. Agregaron que se encontraron con problemas en los grupos electrógenos, en los talleres de la calle Entre Ríos, en diagonal al Parlamento, y en las claves de sistemas del personal.

Michetti, que viajó a Laprida para pasar las fiestas junto a su familia, tiene previsto volver a la Ciudad en la segunda de enero. Cuando lo haga, dijeron sus colaboradores, tiene agendado devolver el teléfono que le correspondía por su paso por el Senado.

“No venimos con el mandato de judicializar el tema, sabemos bien lo que es eso”, explicaron colaboradores de la vicepresidenta, que en los últimos años se paseó por los tribunales de Comodoro Py, investigada en múltiples expedientes, cuando se les consultó si planeaban presentar alguna denuncia en caso de tener elementos. Subrayaron que, en todo caso, será trabajo de Peñafort.

Consultado por este medio, Rebot rechazó la información. Aseguró que las deudas por servicios tienen el delay habitual, que las órdenes de pago ya fueron libradas y que las partidas salen del Ministerio de Hacienda. “Por ahí en septiembre se paga lo de julio”, remarcaron.

Dijeron, en tanto, que el fondo de reserva, de más de $500 millones, distribuido en cuatro plazos fijos en el Banco Nación, está destinado en parte a obras en ejecución, “como marca la creación de dicho fondo”. “Gran parte de esos fondos están destinados a las obras que están en marcha, y el excedente por la inflación se cubre con los intereses”, explicó el ex secretario administrativo.

La ex Presidenta y Michetti habían tenido un encuentro cordial de una hora el pasado 4 de diciembre en el despacho de la Presidencia de la Cámara alta. Se mostraron sonrientes. Tras esa conversación, hubo una reunión más corta entre Alonso y Rebot en la que se hizo un breve repaso de la situación administrativa del Senado, que ahora la nueva gestión salió a confrontar.

En la sesión del 27 de noviembre, la última al frente de la Cámara alta, Michetti destacó el trabajo de Rebot, también valorado por la senadora Silvia Elías de Pérez, de Juntos por el Cambio, y con menos efusividad por José Mayans, flamante jefe de la bancada del oficialismo.

“Quiero hacer un comentario breve, en este momento para mí también es difícil seguir con todas las formalidades, y agradecer ante todos ustedes el trabajo que ha hecho Helio. Para mí ha sido fundamental, absolutamente fundamental, en la gestión que hemos realizado. Gracias, Helio, por todo lo que hiciste”, dijo la ex vicepresidenta, y hubo tibios aplausos en el recinto.

Según pudo saber este medio, la ex presidente dio además vía libre para revisar los nombramientos de los últimos 12 meses. Para eso, abundaron, dispusieron la creación de una comisión interna con el aval de los gremios ATE, UCN y APL.

Colaboradores de la ex Vicepresidenta aseguraron que, en los cuatro años, tuvieron un ahorro en personal de más de $6.000 millones.