Ya no saben cómo pedirles… Vacunen a los chicos!!!, hay 44 casos de sarampión


Los casos de personas con sarampión subieron a 44 en la Argentina, 42 de los cuales fueron detectados en el país y 2 en España, según los últimos datos publicados en el Boletín Epidemiológico de la Secretaría de Gobierno de Salud.
Frente a esta situación, se reforzaron los programas de vacunación en los distritos donde se focalizaron los casos, pero la cartera sanitaria nacional reiteró la necesidad de que en todo el país se tenga completo el calendario de vacunas, en especial de los niños, debido al permanente movimiento de personas entre distritos, que se registra en nuestro país.
De los 42 casos detectados en Argentina, 7 son importados y 35 no cuentan con antecedentes de viaje.
La fecha de exantema (erupción en la piel) del último caso confirmado fue el pasado 17 de octubre, especificó el informe oficial.
En cuanto a las 35 personas enfermas sin antecedentes de viaje, 14 residen en la Ciudad de Buenos Aires y 21 en la provincia de Buenos Aires, específicamente en Don Torcuato, Ituzaingó, Lanús, La Matanza, Lomas de Zamora, Moreno, Olivos y Quilmes.
En tanto, de los 7 casos importados fueron detectados 4 en la ciudad de Buenos Aires, 1 en la provincia de Buenos Aires y 2 en Santa Fe.
El mayor número de casos confirmados de sarampión corresponden a menores de 1 año, en los que también se observa la mayor tasa de incidencia, seguido de los grupo de un año y de 35 y 44 años, detalló el parte de Salud.
Si bien nuestra provincia se encuentra alejada de los lugares donde habitan las personas con esta enfermedad, pidieron las autoridades tomar las previsiones del caso aquellas personas que se trasladan hacia los distritos en riesgo.
“La mejor prevención es la vacuna, y es por eso que las mamás deben fijarse bien si sus chicos tienen el calendario completo, para evitar el contagio, mucho más si tenemos en cuenta que se acerca el momento de las vacaciones, en que mucha gente viaja a otras provincias”, alertaron.
Características
El sarampión es una enfermedad viral potencialmente grave y altamente contagiosa, que se trasmite por el contacto de gotitas expulsadas por una persona infectada al toser y estornudar, que incluso pueden quedar suspendidas en el aire por hasta tres horas. Para prevenirla hay que aplicar la vacuna triple viral (paperas, sarampión y rubéola), o la doble viral (sarampión y rubéola) a todos los niños a los 12 meses de vida y al ingreso escolar.
También deben vacunarse todas las personas que desarrollan tareas en el ámbito de la salud, y todas las nacidas después del año 1965 deben constatar que hayan recibido dos dosis de vacunas.
Según el último informe de la Organización Panamericana de la Salud publicado, desde el 1 de enero al 31 de octubre de este año se notificaron 11.487 confirmaciones de sarampión en las Américas, incluidas 15 defunciones, en 14 países y territorios de la región.
El sarampión afecta sobre todo a los niños y en algunos casos puede ser letal. Sus complicaciones son respiratorias y se pueden manifestar como neumonía y neurológicas a través de la meningoencefalitis. No tiene tratamiento específico y es mortal en 1 a 2 casos cada 1000 personas que tienen la enfermedad.
La Secretaría de Gobierno de Salud recomienda consultar inmediatamente al médico y no concurrir a lugares públicos hasta que un médico lo autorice ante la presencia de fiebre y erupción cutánea.
Prevención
Si alguien en la casa tiene sarampión, se deben adoptar las siguientes precauciones para proteger a todas las personas que la habiten o visiten:
• Aislamiento: Debido a que el sarampión es muy contagioso desde casi los cuatro días anteriores hasta los cuatro días posteriores a la aparición de la erupción cutánea, las personas con sarampión no deberían retomar las actividades en las que interactúen con otras personas durante este período. También podría ser necesario mantener a las personas no vacunadas, los hermanos, por ejemplo, lejos de la persona infectada.
• Vacunación: Asegúrate de que todas las personas que estén en riesgo de contraer sarampión y no hayan sido completamente vacunadas reciban la vacuna contra el sarampión tan pronto como sea posible. Esto comprende a las personas nacidas después de 1957 que no han sido vacunadas, así como a bebés mayores de 6 meses.
La primera dosis para los bebés generalmente se administra entre los 12 y 15 meses, mientras que la segunda dosis suele administrarse entre los cuatro y seis años. Si viajas al exterior antes de que tu hijo cumpla un año, habla con el pediatra de tu hijo acerca de recibir la vacuna contra el sarampión antes de lo previsto.
Factores de riesgo
Los médicos de la Clínica Mayo, en EE. UU., destacan que los factores de riesgo para el sarampión se incluyen los siguientes:
• No estar vacunado: Si no has recibido la vacuna contra el sarampión, es mucho más probable que manifiestes la enfermedad.
• Tener deficiencia de vitamina A: Si no tienes la cantidad suficiente de vitamina A en tu dieta, es más probable que tengas síntomas más graves y complicaciones.
La vitamina A se encuentra preformada en productos de origen animal como carne de res, pescado, aves de corral y productos lácteos; y en alimentos de origen vegetal como frutas y verduras. El más común de provitamina A es el betacaroteno, especifica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (NLH).