Felices Fiestas!!! Los artículos para festejar aumentaron hasta un 60 por ciento

 

Varios productos que tienen un incremento en su consumo en el último mes del año, evidencian a más de un mes y medio de la llegada de las fiestas, fuertes incrementos en sus precios que junto al alza de las carnes rojas y blancas, las frutas y otros artículos de la canasta alimentaria, configuran un escenario que se vislumbra complicado para las familias santiagueñas.

De acuerdo con un relevamiento en las góndolas de diferentes supermercados y panaderías, en solo media docena de artículos considerados, los incrementos de precios van desde un 14 a un 60%, dependiendo del producto.

Por ejemplo, hay panes dulces envasados de 400 gramos y de segundas marcas, que el año pasado tenían un precio de $70 y ahora muestran valores de $88. Esa diferencia es de un 25%. La mitad de la inflación interanual.

No obstante, el pan dulce artesanal frutado y con baño de repostería, también llamado de plancha que es el que venden las panaderías en porciones, registró un alza más importante. Subió de $250 a $400 el kilogramo.

A su vez, los budines de segundas marcas sin frutas por 190 gramos, pasaron de $30 en diciembre último a $40 este año. Un aumento del 33%. En tanto, un turrón de maní de 70 gramos que costaba a fin de año de 2018, $16, ahora cuesta $24. Aumentó un 50%.

Otro producto de alto consumo popular como la sidra de 710 cm3, de segunda marca, pasó de $55 a $66, una suba del 20%.

Pero otro de los aumentos más fuertes fue en el pan de miga para sándwich. En este caso, un molde de 5,5 kilogramos que el año pasado costaba $350, ahora se consigue en $550, según indicaron desde el Centro de Panaderos. En este caso, el alza llega al 57%.

A su vez, productos como el queso tybo en fetas, tiene un costo por kilogramo en la actualidad en segundas marcas entre los $380 y $420, cuando el año pasado se conseguía entre los $230 y $250 en esa misma cantidad y en segundas marcas.

Por otro lado, el jamón cocido para acompañar los sandwichs, tenía un costo por kilogramo entre los $250 y $270, mientras en la actualidad el costo de ese embutido llega a los $450 y $500.

Por otra parte, el kilogramo de pollo que el año pasado para las fiestas costaba $70, ahora se consigue entre $95 y $110 según el negocio. Entre 35% y 57% más caro que entonces.

El kilogramo de carne vacuna, en sus cortes de primera calidad como blandos para milanesas o bifes, pasaron de los $180 a $220 por kilogramo hacia fines del año pasado, hasta los $320 y $340 que se exhiben en la actualidad. Aumentaron como mínimo un 50% en un año. “Los alimentos están subiendo muchísimo. Un changuito con mercadería con lácteos, carnes y frutas, hoy tiene un costo de unos $7.000”, dijo Javier Alexandro, de la Asociación en Defensa del Consumidor (Adecse).