Final esperado: Supermercados Luque cerró y despidió a sus 1.200 empleados, 158 de Santiago


Por más de una década se convirtió en una de las cadenas de supermercados y de distribuidoras mayoristas más grandes del norte argentino. Pero fruto de problemas financieros en un contexto económico nacional complejo, Luque cerró sus puertas.

La firma del empresario tucumano Emilio Luque quebró y decidió cerrar. Es así como despidió a sus 1.200 empleados, distribuidos en los más de 20 locales que tenía en Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca y Salta.

Los representantes de la empresa ofrecieron a los trabajadores en Tucumán el 60% de la indemnización en trece cuotas, y se espera una decisión sobre si se acepta esta propuesta. De ser así, sería girada a los empleados despedidos de Santiago del Estero, 158 de Capital, para ser analizada.

“No nos llegó una notificación, pero prácticamente está cerrado, no hay venta ni mercaderías. Existe una propuesta de 60% de la indemnización, pero todavía no paga julio, agosto y septiembre, y ahora llega octubre”, señaló Víctor Paz, secretario general del Sindicado de Empleados de Comercio de Santiago del Estero, en diálogo con EL LIBERAL, confirmando esta novedad.

Te recomendamos: Cerró el mayorista de Emilio Luque y reubican a empleados en otras sucursales locales

“Estamos viendo cómo hacer para arreglar eso. Por el momento no hay ningún acuerdo. Se hizo una propuesta en Tucumán del 60% de liquidación, cuando se apruebe allá, lo girarán acá. Si se acepta acá, entrará al acuerdo el trabajador que quiera o bien irá a una demanda judicial”, explicó sobre los próximos pasos.

Paz también señaló que “la empresa comunicó sobre la convocatoria de acreedores que puso en marcha la firma. Y debemos manejarnos todos dentro de la convocatoria, incluido el pago a los trabajadores. Luque habla de arreglar por fuera, pero hay que hacerlo por dentro”, recalcó.

El sindicalista indicó que son 158 los empleados que quedaron sin empleo y que los 54 que estaban en el local de Las Termas fueron absorbidos por otra razón social, de un empresario de esa ciudad que adquirió ese negocio.

“Era un final anunciado que en la empresa venían dilatando. La firma no tenía intención de reabrir porque las inversiones del supermercado las llevaron a otros negocios como el ingenio y el tema de la molinera”, apuntó.

Agregó que hasta el momento, no se han notificado los empleados de los despidos.

Luque es un empresario que diversificó sus negocios a partir de la cadena de supermercados: en marzo de 2018 le compró a Atanor los ingenios Marapa y Concepción, respectivamente, el segundo mayor del país y de Tucumán. Emilio Luque cerró ambas operaciones por un total de US$200 millones. También cuenta con un molino, entre otras empresas.

En el ingenio Concepción ocupa a 1.200 trabajadores y en el Marapa tiene 200 empleados en planta y 30 fuera de convenio. El año pasado comenzaron los primeros problemas en los ingenios, porque no tenían plata para pagar los sueldos y no podían empezar la zafra. Incluso, terminó la molienda mucho antes que otros ingenios.

Ahora cerró Luque y al sindicato en Tucumán le ofreció pagar la indemnización en el orden del 60% y en 13 cuotas