Zamora, afligido por la situación económica nacional: “Es un modelo equivocado”

Un reflexivo análisis de la compleja realidad económica nacional y el impacto en la provincia hizo el gobernador Gerardo Zamora, al señalar que tanto pequeñas como medianas y grandes empresas “sufren las consecuencias de un modelo económico totalmente equivocado”.
Así lo remarcó en relación al despido de 117 trabajadores de la planta de biodiésel y crushing ubicada en Frías, que le generó “mucha preocupación y amargura”. “Me duele mucho ver familias sin trabajo, porque desde la provincia hemos luchado tanto para tener fábricas, y se están cerrando al igual que en otras provincias del país”, dijo el mandatario santiagueño, y prosiguió: “Esto no es culpa del empresario, sino del modelo económico.
Sabemos que mantener este último nivel que le queda a la empresa (Viluco) representa un esfuerzo, porque ya fue cerrando dos etapas, pero por lo menos que lo mantengan, como le pedimos a Coteminas que haga lo mismo. Sabemos de las pérdidas, pero después este país se va a recuperar, y vamos a trabajar desde Santiago para que así sea, porque cuando se cierra una industria, no se abre fácilmente”.
Sobre la difícil situación que atraviesa esta industria y otras del país, recalcó: “Ahora se cierra una empresa a las 9 de la mañana, y a las 10 nos enteramos que cierran otras: t ex t i l e s , mol inos , empresa de calzado, y más de miles de empleados de comercio sin trabajo, también pymes y obviamente las medianas y grandes industrias que sufren las consecuencias de un modelo económico totalmente equivocado”.
“La verdad que estoy muy amargado. Esa gente (por los obreros de Viluco) ganaban mínimo $60 mil por mes, y quizá, muchos de ellos votaron a este Gobierno (nacional) porque les prometieron que no iban a pagar Ganancias, y hoy me duelen esos trabajadores porque no es fácil volver a ubicarlos en el mercado laboral”, dijo.
Seguidamente se preguntó: “¿Cómo hacemos desde el Estado con un sueldo de esas características? También está el problema con los trabajadores de Coteminas, los empleados de comercio, y el transporte también está en problemas.
Y los transportistas dicen también que no pueden con las tarifas, porque se incrementa el combustible y aumenta todo”. Agregó que desde el sector del comercio, “se discuten las cuestiones secundarias, pero yo digo, queridos comerciantes, no es un problema que si cambian el recorrido de los colectivos van a vender menos.
El problema aquí es que no hay consumo, se está cayendo a pedazos el país, y a mí me duele, y estoy amargado”, insistió. Expectativa Sobre la realidad económica nacional, ejemplificó la situación de Coteminas y Viluco en estos últimos años: “En Coteminas Argentina había en diciembre de 2015, 1.050 trabajadores santiagueños, de los cuales hoy quedan 600; y Viluco, también empresa netamente nacional de gente de Tucumán, había invertido muchísimo dinero.
A estas dos empresas nosotros la apoyamos con la Ley de Promoción Industrial. Viluco tenía más de 300 operarios en 2015, quedaban 200 y ahora nos estamos enterando que despidieron a más de 120”, sostuvo, y agregó: “ojalá que la empresa no cierre con los 80 que quedan, porque cuando esto cambie y esto se vaya, se termine esta timba financiera y se piense en un país de otra manera, puedan estas empresas volver a recobrar su empuje.
El problema es que si se cierran, después es difícil volver a abrir una industria”. Agregó que “este es el modelo de Gobierno, no digo por los santiagueños, pero fueron muy pocos los que apostaron, y fueron los porteños, los cordobeses, y la parte central del país que votaron, y ahí están las consecuencias.
Pero no es Viluco, es este modelo económico, es este desastre financiero, de endeudamiento, de déficit fiscal, de tasas de interés y de timba financiera, carry trade o bicicleta financiera o como se llame, esas son las inversiones del país, y para colmo se dice que se está en el buen rumbo, y la verdad es que vamos hacia un desastre. No va a ser la primera vez en el país. El país se va a recuperar.
Pero mientras tanto, me duelen las 120 familias, porque trabajamos para que tengan empleo”. “Este es el modelo económico que nos está llevando a un desastre y va a chocar con un default. Después vamos a tener que rearmar todo un cuerpo destruido que deja el país, para el colmo con una grieta que si uno critica, está del otro lado. Paren ya. Basta. Pónganse a gobernar de otra manera, dejen de hablar de inversiones que son timbas financieras y preocupémonos por la producción.
Eso es lo que humildemente puedo decir desde este provincia, que obviamente no mueve el amperímetro, pero cada vez que veo gente que se queda sin trabajo por este modelo de Gobierno, me duele, porque trabajamos todos los días para que estas cosas no ocurran”, concluyó el gobernador Gerardo Zamora en su reflexión.