Empresarios locales estarían dispuestos a hacerse cargo del servicio, pero no del costo laboral anterior

La delicada situación que atraviesa el transporte público de la provincia ante la quita del subsidio nacional, abre un nuevo capítulo de enfrentamiento entre los posibles operadores locales con autoridades nacionales de la UTA, atento al anuncio de Ersa de retirarse de la provincia.

El punto de conflicto radica en el costo laboral que los empresarios locales consideran imposible absorber frente a la exigencia de la UTA a nivel nacional de que se hagan cargo de todo el personal, incluida la antigüedad correspondiente a la empresa Ersa.

Expectativa

Como es de público conocimiento, hacia fines de enero la empresa correntina notificó al Municipio que abandona el servicio el próximo 15 de febrero. Tras esta situación, inmediatamente había emitido telegramas de despido a todos los empleados de la empresa, aunque luego dio marcha atrás y acordó con el gremio de UTA de no despedir a sus trabajadores, con la intención de que un nuevo operador se haga cargo del traspaso de los empleados.

En el marco de la audiencia de ayer, trascendió que Ersa pretendería traspasar ese costo laboral a las nuevas empresas ahorrándose la indemnización, lo que a todas luces no sería aceptado por empresarios santiagueños interesados en explotar los corredores.

Dejar el servicio e irse por la puerta grande implica hacer frente a todos los compromisos.

Incertidumbre

Ante esta situación, los operadores locales expresaron su intención de poder hacerse cargo de los choferes una vez que Ersa los indemnice como legalmente corresponde.

La situación del transporte público de pasajeros con el inminente retiro de Ersa, requiere una rápida salida al conflicto que permita a cerca de 400 trabajadores, mantener su fuente laboral sin antiguedad y se los indemnice como establece la ley, atento a que nuevos operadores podrían hacerse cargo del servicio en la brevedad.

La semana proxima, concretamente el miércoles 13 de febrero, continuarán las reuniones entre dirigentes gremiales nacionales y locales de Uta, el subsecretario de Trabajo de la provincia, Walter Assefh y todos los empresarios del transporte santiagueño, para analizar entre otros temas, el cumplimiento de las deudas de la nueva escala salarial, correspondiente a los meses de noviembre, diciembre (2018) y enero de este año, que mantiene al gremio de los trabajadores en estado de alerta y que no se descarta realizar una medida de fuerza, en caso no abonarse lo adeudado.