Miles de fieles brindaron un emotivo homenaje a Mama Antula en su fiesta patronal

La devoción de los santiagueños se hizo sentir en la multitudinaria fiesta religiosa que se realizó en honor a la beata Mama Antula, en el Santuario de Villa Silípica. Acompañados por el tiempo, miles de fieles de toda la provincia y de provincias vecinas se congregaron este domingo para homenajear a María Antonia de San José y participaron de los actos centrales que fueron presididos por el obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, Mons. Vicente Bokalic; el obispo auxiliar de la Diócesis local, monseñor Enrique Martínez Ossola; el arzobispo de Salta, monseñor Mario Cargniello; y el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc. Además estuvieron presentes el padre Mario Ramón Tenti, de la comunidad de Mama Antula, el padre Jorge Ramírez, entre otros sacerdotes de la Diócesis santiagueña y de provincias vecinas.

Presencia

En esta jornada a pura fe, estuvo presente la ex gobernadora de la provincia y actual diputada nacional, Dra. Claudia de Zamora acompañada del jefe de Gabinete de Ministros, Elías Suárez.

En la homilía, Mons. Vicente Bokalic, resaltó la vocación de fe de María Antonia de Paz y Figueroa, hacia las personas más necesitadas y felicitó a los santiagueños por la devoción hacia la beata.

“Cada vez son más quienes se vuelcan a la beata María Antonia de Paz y Figueroa”, exclamó.

“Rodeados de la naturaleza, hoy venimos a bendecirla ante Dios, y a darle gracias a Él porque cada santo, cada beata es una obra de Dios, es un regalo de Dios”, reflexionó.

“Mama Antula descubrió que realmente Jesús la amaba hasta el extremo. Ello lo descubrió y lo vivió en su corazón, por eso fue capaz de hacer lo que ha hecho. Descubrió que Dios la amaba a través de esos padres que la fueron acompañando, catequistas y guías que la fueron guiando a esto. Ellos le enseñaron el camino del amor a Dios. Y ella se entregó a ese amor. Ella tomó la fuerza para salir al encuentro en la hora que estaba más sola y más abandonada. Fue ahí que comenzó esta epopeya de caminar nuestra provincia y nuestra región, anunciando el amor de Dios”, resaltó el obispo.

Y sintetizó: “En definitiva, María Antonia comunicó el amor de Dios en todos nosotros. Y en este tiempo de la Cuaresma estamos invitados a volver a descubrir el amor de Dios que ella tanto quiso”.

Despedida

Tras la homilía, fieles creyentes obsequiaron una imagen de Mama Antula, a la diputada nacional, Dra. Claudia de Zamora. Asimismo, el jefe de Gabinete de Ministros, Elías Suárez junto a la legisladora nacional, Dra. Claudia de Zamora y el comisionado municipal de Villa Silípica, Carlos Concha, entregaron la escritura del terreno del Santuario al obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, Mons. Vicente Bokalic.