GRAVE:EL GOBIERNO MACRISTA BUSCA RESTARLE PODER A GIL CARBÓ PARA NO SER CONTROLADO EN SU ACCIONAR

52acf363d6p08_001

El macrismo afina su plan para deshacerse atoda costa, de Alejandra Gils Carbó.

Mientras insiste en reclamarle públicamente la renuncia, cosa que es imposible ya que la lo expresa la Constitucíon nacional que el cargo es vitalicio; razón por la cual busca en paralelo, un plan B: el decreto de necesidad y urgencia contra ella.

Al primer borrador de ese documento, que la echaba sin más, suma nuevos proyectos, algo más sutiles, tendientes a recortarle poder, para no ser controlado en su accionar.

En ese sentido, el ministro de Justicia, Germán Garavano, estudia una reforma de la ley orgánica del Ministerio Público amplia, que incluya designar por debajo de la procuradora a fiscales generales adictos al poder, que absorban las facultades más sensibles de la jefa.

Si en un primer momento no consiguen que se vaya, podrían así tenerla neutralizada y poder realizar toda clase de ilegalidades.

Los funcionarios siguen el discurso del presidente Mauricio Macri: Gils Carbó debe irse sí o sí. “Estamos esperando que renuncie”, (cosa que no lo hará) dijo Garavano. “Está trabando reformas que son necesarias”, afirmó.

Entre esas reformas está el nuevo Código Procesal Penal y el tránsito hacia un sistema acusatorio, más transparente y ágil. Una ley impulsada por el anterior gobierno ya lo dispuso, pero todavía no se aplica.

El macrismo sostiene que el “cambio” es imprescindible, aunque imposible con Gils Carbó al frente de los fiscales. Esta reforma frenada -según ellos, por la presencia de la procuradora general- les daría el argumento de la “necesidad” y la “urgencia” para cambiar la ley con un decreto y así de un plumazo comenzar con toda clase accionar, sin dudas fuera de la ley y que ya genera “sospechas” en los observadores, de un gobierno de corte similar a los de facto.