Golpe de Estado inédito: La Justicia obliga a Cristina a dejar la presidencia

56675fe5d5da1_crop

Presentó una cautelar para que la presidenta deje el cargo a las cero horas del 10 de diciembre, contradiciendo a la propia Constitución Nacional.

 

0010205431

El fiscal federal Jorge Di Lello hizo lugar a una medida cautelar presentada por la Alianza Cambiemos para que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no pueda tomar decisiones durante el día 10 de diciembre y dictaminó que el mandato del presidente electo, Mauricio Macri, comienza a las cero horas de ese día.

Hasta esta mañana el gobierno siguió acercando propuestas para realizar el traspaso de mando. La última, enviada por Amado Boudou, y el secretario general de la Presidencia, Eduardo “Wado” de Pedro, consistía en que Cristina Fernández de Kirchner presencia el juramente en el Congreso y deja allí la banda y el bastón presidencial.

Pero al proponer, en gobierno se enteró de la medida cautelar presentada por Mauricio Macri y Gabriela Michetti para pedir, lisa y llanamente, un golpe institucional por parte de la Justicia. Es decir, que un fiscal diga que una presienta constitucional termina su mandato de antemano. Todo ello, en contra de lo dictado por la Constitución Nacional y por lo expresado por el escribano de presidencia.

“El mandato del actual presidente, en los términos constitucionales y civiles vigentes expiraría el 9 de diciembre a las 24.00”, fue la opinión de Di Lello en un caso que ahora deberá resolver la jueza federal María Servini de Cubría en cuyo juzgado recayó la presentación de Cambiemos.

El dictamen de Di Lello fue en dirección contraria a la opinión del escribano general de Gobierno, Natalio Etchegaray, quien ayer dictaminó que “el mandato de la actual presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, expira el 10 de diciembre de 2015, pues los plazos de años se cuentan de fecha a fecha y vencen a la hora 24 del día de vencimiento respectivo”.

Di Lello basó su dictamen en el artículo 6° del Código Civil y Comercial vigente que, en relación al establecimiento de plazos, establece que “día es el intervalo que corre de medianoche a medianoche” y que “en los plazos fijados en días a contar en uno determinado, queda éste excluido del computo el cual debe empezar al siguiente”.

En otro tramo de su dictamen, el fiscal federal remarcó que “no es menos cierto que la constitución establece un momento diferente al comienzo del mandato, para la toma de posesión del cargo que es en el momento que presta juramento a tenor del art. 93 de la Constitución Nacional”.

Por esto último, el fiscal consideró “menester establecer un criterio armonioso para ver quien ejerce el poder que surge del cargo de presidente de la Nación, entre las 00.00 del día 10 de diciembre y el horario de juramento y toma de posesión efectiva del cargo”.

Di Lello también aclaró que a su criterio hubo dos elementos que fueron fundamentales para dictaminar: “La última voluntad de expresión del electorado argentino, manifestada en la doble vuelta del día 22 de noviembre pasado, y el plazo futuro que carga en sus espaldas el ejecutivo electo”.

La presentación judicial fue realizada ayer por orden del presidente electo Macri y la vicepresidente electa Gabriela Michetti con el patrocinio letrado de los José María Torello y Fabián Rodriguez Simón.