Después del papelón y su poca contracción al trabajo: Macri tendrá que viajar al Litoral

 

 

 

 

10500405_1509297092704650_1896253908068638656_n (1)

Ya es sabido que la línea de Duran Barba es pragmática, cuando los ‘focus groups’ permanentes que realizan le indican un descontento, deshacen lo que fuera para volver a contentar a la ‘opinión pública’.

Para colmo, quedó al mando la vicepresidenta, Gabriela Michettti, que en lugar de poner el Estado a disposición de los damnificados, pidió por Twitter donaciones para su ONG (Organización No Gubernamental), la Fundación Suma, la cual comparte con gran parte de los funcionarios del gobierno.

A esto se le suma que desde la militancia kirchnerista de Unidos y Organizados, como lo hicieron a partir de las inundaciones de La Plata en 2013, se pusieron a disposición de los afectados para paliar la mala situación.

Mientras Macri seguía de vacaciones; Dilma Rousseff sobrevolaba las zonas perjudicadas por la misma inclemencia en su país, y tomo la rápida resolución de disponer 1.8 millones de dólares para solucionarle el problema a los 8.000 evacuados.

Cada vez había más pruebas de la inoperancia y desinterés del Gobierno, por lo que Macri deberá hacer el esfuerzo, al menos mediático, de parecer interesado y seguramente será mostrado como un gran líder por los monopolios mediáticos.

Ya adelantaron desde Clarín que fuentes del gobierno le confirmaron que Macri viajará directo desde la localidad de Neuquén hacia Entre Ríos y luego volverá a la Patagonia, donde seguirá descansando, obvio.

Recién hace una hora emitió una serie de tuits en los que aseguró que “La ayuda social para las zonas inundadas ya está en camino. Estamos trabajando en equipo con los municipios y las provincias”, palabras repetidas hasta el hartazgo según reza el manual comunicacional escrito por Durán.