PARA 13 PERITOS, NISMAN SE SUICIDÓ EL DOMINGO 18 DE ENERO

20 mayo, 2015
By

untitled_3-12

La junta médica de 15 peritos que analizó la muerte del fiscal Alberto Nisman fracasó en su intento de llegar a una conclusión única. Los peritos que representan a la querella, a cargo de la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, presentaron un informe por separado en el que insistieron en que Nisman murió asesinado el sábado 17 de enero por la tarde, cuando en el departamento del Edificio Le Parc de Puerto Madero pudo haber estado el empleado informático Diego Lagomarsino.

Pero los 12 peritos oficiales, dependientes del Cuerpo Médico Forense, sumados al médico del propio representante de Lagomarsino, Mariano Castex, sitúan la data de la muerte el domingo 18 de enero, en una franja horaria que va del mediodía a la primera tarde.

¿Sobre qué se basan unos y otros? El principal problema que debe sortear la experticia es la ausencia del cadáver. Ni unos ni otros pudieron trabajar sobre el cuerpo de Nisman, sino sobre filmaciones y fotografías tomadas en el departamento en el que murió y durante la necropsia a la que fue sometido en la mañana del lunes 19 de enero. La observación es indirecta, y si bien la documentación fue abundante, el margen de error es grande.

El cadáver de Nisman estuvo una semana en las cámaras frigoríficas de la Morgue Judicial, ex profeso ante la expectativa de que Arroyo Salgado –quien regresó abruptamente desde Europa con sus dos hijas– pudiera pedir una segunda operación. No lo hizo, y esa oportunidad desperdiciada es hoy irrecuperable.

Para los médicos que elaboraron el voto mayoritario, el cadáver estaba, al momento de la autopsia, bajo la rigidez cadavérica. Pero los de la querella sostienen que esa rigidez ya había cedido, lo que suele ocurrir unas 36 horas después del deceso.

No hubo posibilidad de acercar posiciones, en buena medida porque cualquier modificación, cualquier adecuación de la franja horaria de la muerte inferior a las 36 horas hubiera automáticamente excluido a Lagomarsino de una hipótesis homicida.

La presencia de Lagomarsino en Le Parc está documentada, a través de los registros de acceso y por la declaración de un custodio, a las 19.59 del sábado. Y su egreso, si bien no aparece claramente consignado, se ubica en la línea de tiempo que describió el propio Lagomarsino en su declaración testimonial.

La camioneta de Lagomarsino aparece filmada a las 20:46 pasando de regreso por el peaje de la Autopista Illia, según un reporte de AUSA. La junta médica no lo dice, pero Lagomarsino debió haber llegado a Le Parc a las 20, llevar a Nisman al baño, obligarlo a arrodillarse, asesinarlo de un disparo en la cabeza, acomodar su cuerpo en el piso del baño, salir sin dejar absolutamente ningún rastro, marcharse por la puerta de servicio, cerrar la cerradura superior, subirse a su camioneta y marcharse. Las ropas que vestía, y que aparecen registradas en cámaras de seguridad, fueron secuestradas en su casa y arrojaron resultado negativo de sangre humana.

En el único punto en que parecen haberse puesto de acuerdo peritos oficiales, defensa de Lagomarsino y querellantes, es en la ausencia de “espasmo cadavérico” en la mano derecha.

En el primer informe de autopsia, el espasmo cadavérico estaba consignado en una línea. Pero el informe de los expertos de Arroyo Salgado descartaba ese infrecuente fenómeno cadavérico, y los justificaba en que había existido agonía. La agonía excluye el espasmo. Si la muerte es instantánea, el espasmo es posible, porque se trata de algo así como una “foto” que detiene la vida en el momento de la detonación.

En cambio, si la muerte se produce tras una agonía, el espasmo (si hubiera existido) termina por relajarse. En la “película” de la muerte, el espasmo no existe.

¿Qué significa la ausencia de espasmo?

Aisladamente, es un dato más del reporte médico. Pero la fiscal Viviana Fein sostiene que la junta médica debe leerse en contexto del peritaje criminalístico, cuyos resultados estarán disponibles el próximo viernes. Los análisis de dinámica forense se preguntaron por qué el arma que causó la muerte de Nisman fue a parar debajo de su hombro izquierdo. Si hubiera habido espasmo, el dedo índice de la mano derecha flexionado y rígido hubiera impedido que la pistola Bersa calibre 22 terminara allí.

Habría quedado en la mano, o muy cerca de ella. Sin espasmo, el desplazamiento hasta el lugar en el que fue hallada, incluso previo a la caída del cuerpo (el arma cayó primero, y el cuerpo después) es perfectamente compatible.

Para los peritos oficiales, los golpes que tenía el cuerpo no son defensivos sino producto de la caída tras el disparo. Eso demuestra que Nisman sufrió una caída libre, sin nada que lo amortiguara. Se golpeó la cabeza y una pierna, y ello quedó registrado justamente porque hubo sobrevida. La fiscal Fein no tiene previsto, por ahora, convocar a una tercera opinión.

Su objetivo de conseguir que las partes se pusieran de acuerdo sobre la base de cuestiones científicas (y pretendidamente indubitables) no se cumplió. Podría, sí, convocar a los peritos de uno y otro lado a que explicaran determinados puntos de sus trabajos. Incluso podría reprocharles hasta penalmente sus conductas y conclusiones.

El viernes próximo, cuando se conozcan los resultados del peritaje criminalístico, se sabrá –también con disidencias– que Nisman estaba de pie cuando se produjo el disparo que causó su muerte. Más allá del terreno conjetural, la experiencia práctica pareció reducir las posibilidades de la hipótesis de la querella: que el fiscal fue asesinado con una rodilla en tierra y frente a la bañera, es decir en posición perpendicular al lavatorio.

Cuando los criminólogos intentaron reproducir esa escena, incluso con la intervención del perito de Arroyo Salgado, el ex jefe de la Policía Bonaerense, Daniel Salcedo, fue imposible. El supuesto asesino debió haber sido “contorsionista”, de muy alto nivel.

La opinión de los expertos oficiales

1- Los 12 peritos oficiales, dependientes del Cuerpo Médico Forense, sumados al médico del propio representante de Lagomarsino, Mariano Castex, sitúan la data de la muerte el domingo 18 de enero, en una franja horaria que va del mediodía a la primera tarde.

2- Para los médicos que elaboraron el voto mayoritario, el cadáver estaba, al momento de la autopsia, bajo la rigidez cadavérica.

3-Para los peritos oficiales, los golpes que tenía el cuerpo no son defensivos sino producto de la caída tras el disparo. Eso demuestra que Nisman sufrió una caída libre, sin nada que lo amortiguara. Se golpeó la cabeza y una pierna, y ello quedó registrado justamente porque hubo sobrevida.

Comments are closed.

Clima

Archivo

mayo 2015
D L M X J V S
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31