Cristina: «El cariño de la gente me mantiene de pie y me ayuda a seguir adelante»

“Queridos santiagueños, hoy como recién decía Gerardo Zamora, no es solo un día de inauguración de importantísimas obras, como en tantas otras partes del país. Hoy estamos cumpliendo viejos sueños, que se representan en símbolos concretos, el Dique de Figueroa que se había roto allá por 1970, díganme si no es un símbolo” expresó al comienzo de su discurso la presidenta Cristina Kirchner, en relación a la inauguración de la obra más significativa y de mayor envergadura, que es el sistema hídrico Figueroa, «Presidente Néstor Carlos Kirchner» en homenaje al Acta de Reparación Histórica que firmara el mandatario fallecido con el gobernador Zamora, el 25 de julio de 2005.

“Un hombre del país profundo que sabe de las carencias, que sabe de los abandonos, llegó a Casa de gobierno y cuando firmó junto al gobernador el acta de reparación histórica, no solo lo hizo como presidente, sino como un hombre que sabia de esas carencias” resaltó la presidenta en relación a la firma que hizo el ex presidente Néstor Kirchner junto al primer mandatario provincial.
A todos les digo que dejen de lado cualquier prejuicio, porque los trabajadores han vuelto a conseguir trabajo y los que no, tienen su Asignación Universal, para comprar un cuaderno y un par de zapatillas, sin que lo tengan que pedir a un puntero político. Esa es la dignidad de este pueblo”, expresó.

“A todos los que han logrado alcanzar sus sueños, yo les pido que colaboren a ayudar a los argentinos que todavía siguen soñando y que necesitan de una casa o de un trabajo digno para vivir. Hoy también estamos entregando 232 viviendas, de las casas de las Madres de Plaza de Mayo, dejando atrás otro símbolo de esa Argentina que estamos dejando atrás”, dijo la primera mandataria.
“Todos los argentinos debemos aprender sobre la base de la memoria y la justicia, pero también pensando en la construcción del presente y del futuro”, indicó.

“Con proyectos que queremos una inclusión social. Queremos la igualdad y del compromiso firme de que, en cada Casa de Gobierno, de una provincia o de la casa mayor, en Buenos Aires, en la Rosada, el que decida o la que decida siga siendo ese presidente o esa presidenta que necesita el país y no esas corporaciones que lo hicieron en otras etapas del país, queriendo imponer decisiones al poder político al país”, manifestó.

Del trabajo político, dijo: “Yo también aprendí muchas cosas, primero, que es necesario convocar a todos los argentinos este proyecto de transformación”. “Quiero decirle a todos ustedes que esa “Fuerza Cristina”, que escucho en el país es también es la fuerza de la inclusión, del trabajo, es la fuerza del amor, de un pueblo que ha decidido definitivamente abordar un proyecto de liberación, de igualdad, de democracia y en nombre de esos valores quiero seguir al lado de ustedes, no importan desde dónde”, sostuvo.

“Sino de saber que hemos tenido en esta historia que estamos construyendo que hemos puesto lo mejor de nosotros: ideas, errores y cada vez que nos equivocamos o cometido un error, lo hemos hecho pensando que estamos haciendo lo mejor. Pero nunca -sin equivocarnos- pensando en agraviar, insultar u ofender a nadie”, aseguró.

También en referencia a su extinto esposo y a su familia, la presidenta señaló: “Yo quiero decirles en nombre de él y de mis hijos, que quiero agradecerles a todas y todos esas muestras de cariño que me mantienen en pie, en seguir adelante”.

“Porque esto es muy difícil, porque siempre fue el mismo desde que lo conocí (por su esposo) hasta el día que se fue y yo tengo que honrar esa memoria, todos los días, dentro de mi corazón. Gracias a todas y todos los santiagueños por ese cariño que siempre he han dado”, finalizó.

“Yo le digo a los 40 millones de argentinos, a los que nos quieren y a los que nos nos quieren, que se pongan una mano en el corazón, o en el bolsillo, o en la cabeza, si en el 2003 nos podíamos imaginar un país así, aquí estamos somos realidades tangibles, no somos promesas electorales. Era necesario demostrar que desde la política se podía gobernar y administrar los recursos del Estado en beneficio de todos los sectores” añadió la presidenta en otro pasaje de su discurso.

“Por eso les digo a los argentinos, desde este lugar, desde Santiago del Estero. Un llamado al corazón, pero también a la inteligencia, a todos argentinos que empezaron a cumplir sus sueños, a esos empresarios que se creían fundidos, a esos trabajadores que hoy tiene trabajo, a esos santiagueños que soñaban con irse, pero que hoy se quedan porque hay oportunidades. A todos ellos les pido que sigan ayudando a esos argentinos que todavía no llegaron a tener un trabajo o una casa”, señaló al finalizar su discurso.